POST-boda

Buenos días chic@s! Ya estoy aquí again, hoy con un POST especial.

Este es una entrada sobre bodas, pero POST-BODA. No os voy a hablar hoy sobre como nos preparamos para una boda o cuál es el look perfecto, eso lo dejare para otra entrada. Hoy os voy a hablar de como nos encontramos y nos recuperamos el día después.

Nos pasamos semanas, días o incluso meses, pensando que nos vamos a poner para esa boda tan especial a la que nos han invitado, ese día queremos estar radiantes. Acertar en la elección del vestido, perder esos kilillos de más para lucirlo de forma impecable, tener un bronceado perfecto y como no decidir que peinado y maquillaje usaremos.

Cuando llega el día nos pasmos horas corriendo de acá para allá entre peluquería, manicuras y rituales de belleza, siempre nos queda algo pendiente para última hora, por lo menos en mi caso; buscar el pendiente perfecto o si el tiempo, como ahora, se pone feo, decidir con que abrigarte un poco.

Todo esta listo para el gran momento, que estrés, y eso que no somos la novia… Pero da lo mismo a mi me encantan las bodas y me encanta prepárame a conciencia para la ocasión. Sobre todo esas bodas de gente a la que quieres un montón y sabes que vas a pasarlo en grande disfrutando con tus amigos de esa celebración tan especial. image

Pero… ¿qué pasa el día después?.

Pues que no puedes con tu alma. Has llegado preciosa a la boda, y allí te has dejado hasta el último aliento, bailando, riendo y alternando.

De entrada cuando llegas a casa, a veces con el primer cantar de los pajaritos,  ya de camino al dormitorio la estampa suele ser de lo más parecida al cuento de Cenicienta. Los tacones tirados por un lado el vestido (que con tanto mimó habías tratado) tirado por el otro, el clutch a saber donde lo has dejado… Y las 200 orquillas invisibles de tu recogido esparcidas por todo el baño.

A duras penas te quitas el maquillaje y… CAES INCONSCIENTE.

Cuando al día siguiente te levantas la cosa no suele ser mejor, eres lo más parecido a un “avestruz“, no lo digo por los pelos, sino porque no te apetece para nada sacar la cabeza de debajo de la almohada y además te pasas picoteando todo el día.

Bueno pues os voy a dar unos cuantos consejillos para sobrellevar el día y dejar de ser, como yo digo, un despojo 😜😜

image – En primer lugar duerme todo lo que puedas, obvio, pero no tanto, si tienes la mala suerte de tener alguna obligación al día siguiente inamovible, piénsate bien tu hora y estado de abandonar la fiesta. Una retira a tiempo siempre es una victoria.

Hidratate bien antes de acostarte y sobre todo al día siguiente. Bebe mucho agua y zumos naturales sobre todo de tomate y piña.

– En días como estos, a mi el cuerpo me pide picotear todo el día; ahora dulce, ahora salado, ahora una hamburguesa… En la medida de lo posible evítalo, pues harás que el cuerpo trabaje a contrarreloj para digerir la comida pesada, cuando además ya tiene tarea suficiente para recuperarse de los excesos del día anterior, así que come sano… Si puedes😳

– Antes de acostarte tomate un complejo vitamínico que entre sus componentes tenga vitamina B6, en la farmacia tienes unas cápsulas que se llaman Resalim PLUS  es un complemento alimenticio con extracto de piña, grosella, alcachofa y arándano que contiene también vitaminas B1 y B6 por lo que te ayuda a metabolizar bebidas y alimentos.  No te va a quitar la resaca pero ayuda bastante.

– Date una ducha energízante y comienza otro ritual de belleza, pero esté de recuperación. Tratare el pelo con una buena mascarilla, para recuperar los daños del día anterior. Hazte una limpieza facial a conciencia, y aplícate una buena mascarilla hidratante, yo adoro la cosmética de  APIVITA, una firma griega que sólo utiliza productos 100% naturales en su composición, sus mascarillas son la leche!.

Cuida también tus pies y tus piernas que han sufrido una noche de tacones. Aplícate una crema para piernas cansadas, el alivio es automático.

– En definitiva mimate:  ponte ropa cómoda. Enciende una velas o un poco de incienso y perfuma tu casa con tu fragancia favorita. Plancha el sofá en tu postura preferida, con un buen libro o una peli.

Yo a mis taitantos y a pesar de estos consejos no consigo estar al 100% al día siguiente de una boda o fiesta! pero mi cuerpo agradece estos cuidados.

De regalo y como sorpresa especial dedicada a mi amiga Raquel y su ya marido Victor, os dejo una imágenes de su enlace donde disfrute a lo grande con todas las que durante tiempo fueron mis compañeras de trabajo y por siempre amigas. Esta ha sido mi primera boda de la temporada y os aseguro ha dejado el listón muy alto. FELICIDADES  Raquel y Víctor.😙😙

Chic@s por hoy me despido de vosotr@s, ya sabéis si tenéis una boda este finde semana lee mis consejitos o pasaselos a tu amiga para que la pobre no lo pase tan mal😉😉 No seas mala y COMPARTE!!!!

image

Anuncios
Estándar