Una puerta al infinito

Good morning everybody!! aquí estoy sentada en el porche de casa dispuesta a enseñaros mi post de hoy.

Dispuesta a descubriros algunas de mis imagenes favoritas en cuanto a fotografía se refiere: PUERTAS.

Las adoro, me hipnotizan, y porque no también me hacen soñar. Yo no es que sea demasiado buena en fotografía, por eso las que hoy os muestro no son de mi autoría, pero he de reconocer que cuando veo una puerta interesante no puedo evitar tomar una instantánea.

Siempre me ha gustado la arquitectura y el arte en general, recuerdo que desde muy pequeña cuando iba en el coche tenía la manía de fijarme en las ventanas de las casas y en los edificios y me preguntaba ¿quién vivirá allí?¿como será su casa?, a veces entre los visillos se dejaba ver una lampara o un papel pintado con motivos psicodélicos, otras un cuadro en la pared… la imaginación hacia el resto.

Con los años ese mismo interés surgió con las PUERTAS, este elemento arquitectónico tiene mucha simbología, son muchas las frases que introducen esta palabra a modo de metáfora: “con la puerta en las narices”, “cuando se cierra una puerta se abre una ventana” o “no se le pueden poner puertas al campo”.

Una puerta es mucho más que un trozo de madera o metal que sirve para dar entrada. Una puerta guarda nuestros secretos, invita a conocer algo nuevo, y a veces también nos hace soñar o viajar.

Hoy recopilo PUERTAS, puertas de todo el mundo, de esas que te hacen situarte en frente, admirar su belleza, pensar quien es su dueño y como vive. Puertas modernas, puertas rústicas, originales y únicas. Algunas de ellas son tan impresionantes que dan ganas de llamar al timbre y descubrir que guardan dentro. Aquí te dejo admirándolas un rato, quien sabe quizás necesites inspiración si piensas cambiar las tuyas… 😉😉

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

image

image

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

image

 

 

image

 

image

 

image

 

image

image

 

image

IMAGENES PINTEREST

Y con esta última imagen de una puerta al horizonte o al infinito, como se titula el post de hoy, me despido de vosotr@s hasta mañana que nos toca repaso de tendencias, así que ya sabéis mañana nos vemos mismo lugar y misma hora, no hace falta que llaméis la puerta estará siempre abierta para todo el que quiera visitarme. Bss4all 😘😘😘

image

 

 

Anuncios
Estándar

Watermelon

Buenos días querid@s amigos!! Hoy una entrada fresca y diferente, muy propia de estas fechas.

Vereis ayer estaba merendando con mis hijos y hubo disputas por la ultima rodaja de sandia, al final, claro, esta fue compartida y todos quedamos con ganas de más.

Cuando llega el verano una cuarta parte de mi nevera la ocupa siempre una gran sandia. Se hace fuerte en la balda y le quita hueco a otros alimentos que acaban aplastados debido a su gran tamaño, pero para nosotros es un vicio.

Yo compro la fruta en un almacén que tengo cerca de casa, sirven estos alimentos directamente de cooperativa y pequeños agricultores que cosechan fruta y verduras, la verdad es que no hay color. Siempre que vamos tienen platos de degustación, ahora en verano no faltan tomates, fresas, melón y, como no, sandia. El otro día tuve que apartar a mi hijo pequeño del plato a regañadientes pues, cuando me di cuenta, se había comido ya más de mitad, así que arrample con una buena sandia pues tenía claro que al niño le había entusiasmado.

Hay dos frutas que siempre me recuerdan y las relaciono con el inicio de alguna estación. La sandia es, para mi, el comienzo del verano y las mandarinas me transportan al invierno, concretamente me recuerdan a la Navidad, ¡no se muy bien porque!.

El caso es que las frutas, su olor, su sabor y sus colores son también una fuente de inspiración para muchos. Y yo ayer pensé  “con lo que nos gusta la sandia, tengo que investigar que mas puedo hacer a parte de cortar rodajas”, muy mal cortadas por cierto. El resultado es mi post de hoy. Fíjate todo lo que da de si un balón comestible verde por fuera y rosa por dentro, ensaladas, cupcakes, pizzas, aperitivos, decoración y muuucho más… ¡¡¡A LA RICA SANDIA!!!

image

image

image

image

image

image

image

image

image

 

image

 

image

image

image

image

image

image

image

image

image

 

IMÁGENES PINTEREST

Pues es con esta refrescante entrada sobre cosas que me inspiran, os dejo con este mensaje de la última fotografía, yo obviamente tengo que ir a comprar mas, pero esta vez no me llevo al niño 😜😜. Que tengáis un buen día y disfrutéis comiendo fruta que es sanismo y genial para nuestra figura. Bss4all amig@s😘😘😘.

image

Estándar

Las 5 vidas de una camiseta

Hoy os voy a hablar de una prenda básica que no falta en ningún armario, las camisetas. Estas que aquí os muestro son una selección de Zalando . ¿Te has planteado alguna vez cuantas vidas tiene una camiseta?.

image

Yo si, después de tener mi armario a rebosar de esta prenda en concreto (por mucho que las doble bien, la montaña siempre vence hacia los lados cuando saco una), decidí hacer un estudio sobre su usabilidad. Y aquí tenéis el resultado, seguro que muchas de vosotras os sentiréis identificadas cuando leáis esto. La vida de una camiseta pasa más o menos por estas fases;

  • Fase 1: ¡Me encanta!, me la acaban de regalar o la acabo de comprar, es lo último en tendencia y siempre forma parte de mis mejores looks, es protagonista.
  • Fase 2: Me sigue gustando mucho pero ya tiene 2 temporadas, en este momento pasa a jugar en “segunda división”, como me da pena deshacerme de ella la uso para ir monisma al gimnasio o a la playa. En esta segunda fase puede que hasta me atreva a customizarla, cortarle las mangas, desteñirla…
  • Fase 3: ya esta bastante “machacadilla” y la tengo  muy vista, no obstante la textura del algodón está ahora mejor que nunca, además le tengo mucho cariño así que la uso para estar por casa.
  • Fase 4: ¿hay algo más cómodo que dormir con una camiseta vieja?.
  • Fase 5 y última: suele regalarse, tirarse o donarse, a veces también limpia zapatos o cristales.

Bien, estas suelen ser las 5 vidas de  las camisetas a las que tenemos apego o cariño, normalmente han marcado un momento especial en nuestra vida (nos la regaló el primer novio, la compramos en ese viaje tan especial…) y por ello nos cuesta enormemente deshacernos de ellas.

Como yo soy muy DIY (famosas siglas de DO IT  YOURSELF = hazlo tu mismo) y me encanta dar nuevos usos a las cosas viejas pero importantes y transformarlas en algo útil, investigando por internet encontré nuevas opciones para mis viejas camisetas.

Aquí os muestro algunas de las opciones que más me gustaron para dar una vida más a mis camisetas y poder seguir teniendo esos recuerdos presentes.

Crea accesorios, una colcha de pachwork, o incluso si eres mañosa  un vestido para tu hija o sobrina o quien quieras.

image

¿Conocéis la técnica del trapillo? NO, no es vestir de cualquier manera, con esta técnica podréis convertir vuestras camisetas en cosas que ni os imaginabais , además sirve de terapia (¡si tienes tiempo, claro!) y reconforta pues habrás creado algo único con un sentido especial para ti.

image

Y mirad esto es lo que me encontré en un stand del nómada market, Si te sobran muchas camisetas y tienes mucha maña, igual tu también puedes incluso vender tus diseños!!. Estos son de Bug Bag 

image

Bueno  pues hasta aquí mi POST de hoy, no me voy sin antes dejaros dos apuntes de camisetas  para las más fashionistas, tomad nota:

  1. VNA-SHOP lanza su nueva colección de camisetas para esta primavera en breve, estate “al loro”
  2. Conoces las camisetas de la firma THE HIP TEE échale un vistazo, a mi me encantan sus diseños!!

image

 

 

Estándar