El frotar se va acabar

Buenos días y feliz comienzo de semana chic@s!! Esta semanita la tengo a tope, pero procurare no faltar de ningún modo a ninguna de nuestras citas, porque… Adoro estar con vosotras en este rinconcito llamado Treintaycool.

Hoy os voy a dejar una de esas entradas que yo llamo imprescindibles: como tratar adecuadamente tus prendas en su lavado.

image

Recuerdo cuando era adolescente que cuando llegaba a casa con mi última adquisición, y le enseñaba las prendas a mi madre, me decía “muy bonito, precioso” y acto seguido en menos de tres segundos miraba la etiqueta de composición para ver su forma de lavado, su siguiente frase era “hija,  ¿no puedes comprarte prendas más sencillas de lavar y mantener?.

Mi madre, como seguro que casi todas las madres de su época, se preocupaba por un lavado perfecto y un planchado más aún. Yo por aquel entonces no entendía sus exigencias, pues era una tarea que yo no realizaba (que mal acostumbrada estaba). Ahora, independizada y con mi propia familia,  me digo a mi misma “¡ay mama cuanta razón tenías!”.

Sigo comprando prendas de tejidos delicados, eso creo que no cambiara nunca, pues me encanta y valoro muchísimo su composición, los tejidos nobles aportan un valor añadido a cualquier pieza. Con el tiempo y mi profesión he aprendido a tratar y mantener adecuadamente este tipo de prendas, pues he comprendido que un tratamiento adecuado es esencial y la clave para prolongar la vida de una prenda.

Gracias a mi trabajo en retail aprendí un montón sobre fibras, tipos de tejidos, telas y acabados, sus características y sus formas de lavado.

Aprendí la importancia que tiene esa etiqueta tan larga, cosida la mayoría de las veces en una costura, a la altura de la cadera y que cortamos nada más llegar a casa, porque es tremendamente molesta. ERROR GORDO, porque además la cortamos sin mirar su información.

Esas dichosa etiqueta, es el nombre de la prenda, y tiene una información más valiosa de la que tu te piensas. Pero a veces aunque la leas no sabes lo que significa ¿verdad?.

Pues ¡no te preocupes mujer!, que aquí estoy yo para descubrirtelo, porque nadie nace sabiendo. Muchas de las prendas que adquirimos recomiendan un lavado en seco de la prenda, pero si posees el conocimiento necesario sobre su composición, podrás lavarla en casa sin mayor problema. Eso si, ante cualquier duda, ya sabes, TINTORERÍA.

image

Bueno pues vamos a ver los cuatro tipos de tejidos más comunes que encontrareis en el mercado y su limpieza y mantenimiento.

ALGODÓN:

– tejido natural, bastante resistente

– lavado: el lavado de estas prendas no supone problema alguno y puede hacerse perfectamente a máquina, a bajá o alta temperatura y con el jabón y suavizante habitual.

No obstante debemos tener en cuenta algunos aspectos: si la prenda esta realizada en 100% algodón puede encoger o perder color en un proceso de lavado con alta temperatura, así que utiliza temperatura media. Si la prenda es estampada, métela sola en su primer lavado, pues puede desteñir. Si es algodón con mezcla (es decir algodón+otro tipo de tejido) el lavado correcto será aquel que indique el componente con más porcentaje.

– planchado: el planchado correcto será con la prenda húmeda y la plancha a alta temperatura.

LANA:

– tejido natural que necesita más cuidados

– lavado: se puede lavar a máquina con un programa especial para lana, con jabón neutro y sin suavizante, la temperatura del agua ha de ser baja o moderada y el programa corto y sin centrifugado.

Si decides lavarla a mano, cosa que recomiendo si la prenda te ha costado un dineral, sumerge la prenda en agua tibia, con un jabón neutro, déjala unos 15 min, no frotes ni estrujes la prenda. Después aclararla varias veces con agua limpia y una gotitas de vinagre (fija el color y aporta suavidad). Para escurrir la prenda, enrollala en una toalla y presiona pero no retuerzas, por último tiende la sobre una superficie plana.

– planchado: coloca un paño limpio sobre la prenda para su planchado, así evitarás que se peguen las fibras, la temperatura de la plancha ha de ser baja.

ACRILICOS:

– tejidos sintéticos que deben lavarse con bastante regularidad, pues son poco transpirables y tiene tendencia a retener olores.

– lavado: se lavan a máquina con temperatura media (no más de 40*c) y jabón y suavizante habitual, puede secarse en la secadora a poca temperatura y con un programa corto. Saca la prenda de la lavadora en cuanto termine el ciclo porque se arruga bastante

– planchado: a temperatura baja y con vapor.

SEDA:

– otra fibra natural que requiere de cuidados en su limpieza, por su delicadeza.

– lavado: se realizará en seco aunque puede lavarse también a mano siguiendo el mismo proceso que en las prendas de lana, pero ten cuidado con el jabón antes de meter la prenda en el agua comprueba que esta bien disuelto, sino puede dejar marcas blanquecinas en la prenda.

– planchado: debe realizarse con la prenda un poco húmeda y siempre por el reverso, no utilices vapor en el planchado.

Y por último os quiero hablar de los cuatro criterios que debemos aplicar para separar la ropa correctamente antes de su lavado,

– color: la ropa se separa en prendas blancas, negras y de color. En ocasiones puedes incluir las de color con la ropa negra y así simplificas el proceso, pero lo ideal son estas tres categorías.

tipo de tejido, si tienes dudas con el tejido lava siempre a MANO o en SECO

exigencia en la temperatura del lavado: no mezcles nunca prendas que debas lavar en agua fría con prendas como el algodón que pueden lavarse a temperaturas altas para eliminar sus manchas.

Y por hoy hemos terminado chic@s, imprime esta entrada y tenla siempre a mano cerquita de tu lavadora, seguro te aclarara alguna duda y tus prendas además te lo agradecerán eternamente. ¿Hay algo que fastidie más, que cargarte tu prenda favorita?.

image

Anuncios
Estándar